Estudio genético permitirá desarrollar variedades de yerba con características especiales

Se presentó ayer el proyecto ProMateAr, que se propone conocer la secuencia completa del genoma de la yerba mate. Aportará información útil para mejorar las condiciones de cultivo y posibilitará el desarrollo de variedades con características específicas, como alto rinde, resistencia a condiciones climáticas o de suelo adversas, una alta o baja concentración de alguna sustancia o una altura determinada. La información estará disponible para todos los interesados. Será la primera vez que se secuencie el ADN de una planta con tecnología y científicos argentinos.

Se presentó el viernes un proyecto de investigación que promete resultados que incidirán directamente en la forma en que se cultiva la yerba mate, se trata de ProMateAr  que pretende conocer la secuencia completa del ADN de la yerba mate, la Ilex paraguariensis Saint Hilarie, que hasta la fecha no fue descripta en ninguna parte el mundo, para luego aplicar ese conocimiento en mejoras concretas en beneficio de los productores.

Según explicó el decano de la facultad de Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) y coordinador del proyecto, Dardo Martí, la secuenciación del ADN permitirá conocer todos los genes y todas las regiones del ADN que intervienen en decisiones  que hacen al desarrollo de la planta y determinan cuánto va a crecer, qué volumen de hoja va a producir, qué concentración de sustancias como cafeína va a tener y qué cantidad de proteínas va a generar.

“Podremos, mediante marcadores moleculares o genéticos, saber desde el embrión, es decir desde que la planta es muy pequeña, cuáles son las que van a producir mayor o menor cantidad de alguna sustancia en particular, lo que nos permitirá obtener una planta que se ajuste mejor a distintos usos. Por ejemplo en el caso de que la yerba tomara más protagonismo en mercados como el de las bebidas energizantes, podremos desarrollar una variedad con alto contenido de cafeína o alguna que tenga mayor concentración de alguna sustancia que se use en la fabricación de cosméticos”, indicó Martí en diálogo con Misiones Online.

Por su parte, Mauro Grabiele, investigador del Conicet y de la facultad de Exactas que está involucrado en el proyecto, aclaró que no se trabajará para modificar la planta de la yerba mate, ni en el desarrollo de una yerba transgénica, sino que avanzará en procesos de selección. “No vamos a crear algo que no existe, sino que vamos a poder identificar entre ejemplares que ya existen, cuales son los que mejor responden a lo que buscamos”, detalló.

Explicó que la información que surja de la secuenciación del ADN acelerará dramáticamente los tiempos de esos procesos de selección, ya que no será necesario esperar que una planta crezca y exprese todas sus características para conocer su potencial.

Si bien la presentación del proyecto se realizó el viernes, el primer paso para la secuenciación del ADN de la yerba ya se dio el año pasado, con un análisis genético parcial de la Ilex paraguariensis, realizado también por el grupo coordinado por Martí, cuyos resultados serán el punto de partida del trabajo a realizar este año.

Martí detalló que se utilizarán plantines de estudio del INTA. “Una planta madre va a ser de modelo biológico y a partir de eso, se van a hacer todas las comparaciones para lograr los mejoramientos que queremos, lo que nos permitirá en un futuro estar seleccionando a las plantas que nos interesan”, detalló.

Martí resaltó que hasta ahora se secuenció e ADN de muy pocas plantas en el mundo y que el caso de la yerba mate representará el primero en el que se haga una secuenciación completa de una planta con científicos argentinos y equipamiento argentino. “No estamos recurriendo a centros tecnológicos del exterior, lo que nos obligaría a exportar material genético de un cultivo que es nativo y al que hay que cuidarlo como cualquier otro patrimonio nacional”, resumió.

El rector de la UNaM, Javier Gortari, consideró que el ProMateAr prestigiará a esa universidad. “Siempre somos catalogados como una provincia y una universidad periféricas, con esto mostramos que tenemos capacidad para estar en los temas centrales que hacen a la provincia y a la región”, señaló. En ese sentido Martí acotó que “desde el punto de vista científico tecnológico, el proyecto posiciona a la UNaM en la cima del desarrollo genético de la mano de la genómica y la transcriptómica, que constituyen las fronteras más avanzadas de este campo de la ciencia”.

Gortari destacó además la capacidad de asociación de la universidad con entidades como el INTA, el INYM, el Cedit y el ministerio del Agro. “Todo eso nos da una fortaleza enorme para el proyecto se pueda desarrollar en la provincia”, consideró.

Valoró además que el análisis genético de la yerba lo realice la UNaM porque eso garantiza que “todo el conocimiento que se acumule sea de la sociedad en general y de nadie en particular”.

De la presentación participaron el ministro Secretario del Agro y la Producción, José Luis Garay; el Subsecretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Carlos Galian; el Director Regional del INTA, Octavio Ingaramo, así como investigadores y creadores del proyecto, además de otras autoridades provinciales y universitarias, además de los mencionados Gortari, Martí y Grabiele.

Financiamiento

El proyecto ya cuenta con el dinero necesario para comenzar. La Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) destinó 1.400.000 pesos a ser utilizados en la etapa inicial. Con estos fondos se comprarán computadoras de avanzada, capaces de procesar el volumen de información de la secuenciación de un genoma, “números extremadamente grandes que no se puede realizar este trabajo con computadoras de escritorio”, según indicó Marti.

El equipamiento también podrá ser utilizado para otros temas a investigar. Por ello, están finalizando las últimas instancias para inaugurar un nuevo laboratorio de tecnología informática en la UNaM.

JRC EP



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE