Torres: “Hugo Passalacqua es el que reúne las cualidades de confianza”

El presidente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Eduardo Torres, es una de las principales figuras políticas dentro de la Renovación. Militante desde hace muchos años, su experiencia acumulada lo convierte en una voz a escuchar a la hora de analizar los tiempos que corren.

“Estamos viviendo un momento particular. El mundo lo está viviendo: las águilas de guerra vuelan por Medio Oriente y los buitres por Latinoamérica. Algunos pretenden que sea la finalización de un ciclo, del matrimonio Kirchner. Pero la discusión es si se finaliza o no el proyecto político, que  en eso hay mucha tela para cortar. Creo que aquellos que pretenden dar por finalizado este proyecto político, ya vienen tratando hace mucho y no lo logran. Recuerden la 125, todos los movimientos que existieron, fueron muy fuertes como para derrocar al Gobierno. Si no se hubiese reaccionado en aquel momento con la fuerza y la militancia que reaccionó Néstor Kirchner, creo  que se hubieran llevado puesto un Gobierno nacional como tantas veces lo hicieron. Esto es un punto de inflexión donde estamos discutiendo el viejo país con uno nuevo”.

 

¿Cree que el modelo tiene bases más sólidas hoy?

 

Si. Con todos los enfrenamientos que tuvo, con los poderes económicos, mediáticos concentrados, ni Perón resistió tanto como los Kirchner. Perón no resistió el segundo mandato. Esto lleva más tiempo en el poder con todo un ataque, que pocas veces se ha visto; salvo en la época de Irigoyen, Perón y ahora con los Kirchner. Pocos ataques recibió la democracia como lo hicieron Néstor y Cristina. Cómo puede ser que termine una Presidenta con una capacidad de movilización y con un núcleo fuerte de adhesión a su proyecto. Acá hablando de la oposición, Clarín en sus editoriales habla un 35 por ciento de base de adhesión del Gobierno nacional, en la finalización de un periodo en la que la Presidenta no puede ser reelecta. Entonces estamos viviendo un nuevo proceso político sin duda alguna.

Algunos dicen que hay un modelo que incorporó el pueblo, que hay conquistas que no se van a perder en el tiempo aunque cambien los gobernantes. Algunos dicen que esto es lo que le sostiene al Gobierno.

 

Coincido porque creo que lo que más se discutió fueron las  reivindicaciones reformistas. En democracia se fue al máximo de lo que se puede avanzar dentro de un sistema democrático. Más de lo que hizo este Gobierno en las reformas profundas, creo que no se puede llegar. Obviamente que pocas personas generan este tipo de adhesiones porque creo lo que se discutió y lo que logró ganar este Gobierno es la batalla cultural. Antes estábamos acostumbrados a una democracia formal donde los poderes fácticos realmente tomaban las grandes decisiones, los capitales financieros nacionales aliados con los capitales extra nacionales, el poder conservador de la sociedad rural y sus aliados tradicionales eran los que definían las políticas internas de nuestro país y ese poder que “se compartía” con los Gobernantes que no podían desplegar el poder porque estas corporaciones eran muy poderosas. Estos se enfrentaron a eso y lograron.

Así como Irigoyen generó esa adhesión en el pueblo esa batalla cultural de cambio de los sistemas, revindicando a los sectores más populares, lo logró Perón incorporando a la burguesía nacional, un sector totalmente marginado y así ocurre con los Kirchner”

Hay mucha a la que le molesta pero a esa gente le molesta todo. Antes decían que no había renovación, ahora que hay chicos, no hay nada que les venga bien.

ro

La oposición que aparece no es la que sostiene una idea clara, incluso sostienen ideas que entre ellas se enfrentan…

 

Creo que hay un fenómeno mundial donde los partidos políticos opositores, y mucho más cuando es un proceso  de transformación de la política después del que se vayan todos, donde los partidos tradicionales no tienen la fortaleza política que tuvieron en otras épocas y se están formando nuevas agrupaciones que aún no están definidas; el rol de la oposición y con quién compiten los oficialismos y mucho más un Gobierno progresista, son los medios concentrados. Imagínense lo que está sufriendo Dilma con O’Globo y todo esto. Acá pasa lo mismo con Telenoche, Clarín, etc. Son los que bajan la línea editorial. Ahora, ¿cómo puede ser que el Partido Socialista tenga un representante que salga revindicando al mercado o respetando  la economía más fuerte del occidente? Desde cuando el radicalismo va a salir a tener las posturas de Sanz o de Cobos. Hay una confusión ideológica. Por eso no me asombra que el radicalismo se asocie con el machismo, porque actúan de la misma manera aunque digan que son diferentes. Por eso siempre respeto al hombre de la derecha, creo que la democracia necesita un partido de derecha democrática que se consolide. Hay mucha gente de derecha que se tendría que consolidarse a través de un partido de derecha”

Respeto  a un Macri que sé que si llega a ganar va a bajar sueldos a los empleados públicos para pagar a los fondos buitre, va a descontar a los jubilados; lo va a hacer porque él lo dice. Dice que va a pagar los fondos y para hacerlo sabemos que van a sufrir los trabajadores, los jubilados, los sectores más necesitados. Ahora, los que se dicen progresistas y actúan como Macri, esos son los peligrosos, son representantes de la década del 90 con algunas variaciones más conservadoras y liberales, pero de ahí no salen.

 

No vendieron la soja a 500 dólares, ahora bajó y entonces la única forma es levantar el dólar para recuperar en pesos aquello que perdieron en la especulación…

 

Hay un representante de la Federación Agraria Argentina que nació con el grito de Alcorta representando a los pequeños productores del país que están con esa mentalidad especulativa y asociándose a quienes siempre los perjudicaron y les siguen perjudicando. La Federación Agraria en vez de defender a esos pequeños productores les hace perder plata. No generalizo, al igual que con los radicales, conozco muchos radicales que mantienen su ideología, tienen su línea de conducta, hablo de la posiciones que son públicas y conocidas.

 

¿Cree que este modelo tiene más cosas para dar?

 

Hay muchas cosas para consolidar, si la oposición tuviera una verdadera vocación de poder, estaría apoyando muchas medidas del actual Gobierno. No tienen esperanza de ganar entonces hacen oposición, pero hoy apoyar la inversión, estar en contra de los fondos, solucionar el problema para que vengan inversiones para Vaca Muerta y tener el autoabastecimiento dentro de cuatro o cinco años y transformarnos en una potencia energética. Esto va a tener el próximo Gobierno. Apoyar una Ley de Medios para que se aplique inmediatamente, el que va a aprovechar eso es el próximo Gobierno, si no quiere ser esclavo como siempre fue de Clarín que tumbó a Menem a Alfonsín. Hay un montón de cosas que hizo este Gobierno que la oposición debería aprovecharlas si pretende ser Gobierno pero si siguen en esta tesitura, quedan tan atados a todas sus promesas que son las grandes decepciones que después tiene la sociedad. Por eso después se producen los estallidos, como se produjo; tanta promesa hizo la Alianza después de Menem y siguió siendo lo mismo  y eso deja a la población en un estado de tanta bronca que cualquier chispa la hace explotar como ocurrió en el 2001 y 2003. Generan expectativas que son imposibles de cumplir. ¿Cómo va a cumplir Macri diciendo que va a eliminar las retenciones, que va a eliminar el impuesto a las ganancias, cómo va a cumplir un mínimo Gobierno atendiendo a la Salud Pública, las cuestiones básicas, con quién se va a financiar? Alguien va a sufrir. Ahora, la sociedad después de tener todas estas conquistas que tuvo; la Asignación Universal, con todos los defectos que hay que mejorar, ¿ustedes creen que la sociedad va aceptar un extremo como el que plantea Macri?”

 

¿Y en el contexto provincial?

 

Gracias a Dios tenemos algunas diferencias con el Estado nacional como también tenemos un Gobernador que no puede ser reelecto. Pero tenemos un proceso de transferencia de Gobierno después de dos Gobernadores muy  particulares que han jalonado con conquistas y una personalidad, como fue Carlos Rovira y Maurice Closs, y hay que buscar a alguien que los sepa reemplazar. Después de estas dos personas donde uno se sentía protegido por todos los sectores, la cualidad fundamental que se busca de quien nos va a representar como candidato, es la confianza. No para  Closs y Rovira, sino para todos los sectores. Un hombre confiable, equipo confiable.

 

¿Se está definiendo eso?

 

Yo estoy trabajando con Hugo Passalacqua, que creo que es el que reúne las cualidades de confianza que está generando en los distintos sectores. Tampoco me parece mal que otras personas pretendan o aspiren a ser candidatos a Gobernador. La carrera no es solamente decir que uno quiere, sino que es uno y sus propias circunstancias. Las circunstancias y aspiraciones que vienen haciendo durante la vida es lo que define quién será nuestro candidato. Hay gente que puede lanzarse ahora y dentro de 4 años puede ser el candidato, como pasó con Coqui Capitanich, con Julio Humada. Es una carrera que no es de 100 metros.

 

¿Las encuestas dentro de la Renovación son determinantes?

 

Las encuestas son una fotografía y el proceso político es una película cotidiana, segundo a segundo, hora a hora, día a día, mes a mes. La encuesta no es una referencia de hoy. Puede ser que haya personas que tengan otra responsabilidad que anden, que tengan más libertades y que tengan en ese momento una adhesión mucho mayor pero cuando se empieza a trabajar, las cosas se van igualando. Los que hicieron encuestas, me gustaría que vean lo que fueron hace cuatro meses atrás y lo que son ahora, hubo una variación notable. Incluso dentro de la oposición había posicionamientos que hoy no existen, porque los momentos políticos van cambiando. Entonces si uno se va a mover en función de las encuestas… el que se movía en función de las encuestas era Eduardo Duhalde, en cambio Hill Clinton tomaba la decisión y después hacía una encuesta para evaluar la decisión que tomó. La encuesta no le alteraba la decisión que tomaba y el poder de decisión que tenía.

 

¿Lo que mide es el proyecto político?

 

Hay cuestiones que son determinantes y no podemos ser hipócritas en negarlas. Creo que el apoyo que va a tener del conjunto de la dirigencia es muy importante, pero son determinantes el apoyo del Gobernador y del presidente del Partido. Son determinantes en estas cuestiones y todavía no se expresaron públicamente. Hay un Gobierno  con alto porcentaje de adhesión, un partido que gestiona las cosas, que crea las condiciones para que ese Gobierno funcione cómodamente y no hay sociedad que se suicide.

 

La discusión del presupuesto en la Legislatura es una muestra de las concepciones políticas en la Provincia. ¿Cómo vio esos debates?

 

Me parecieron muy playitos los planteos de la oposición. Tengo que destacar la pregunta que me ha hecho el diputado Gustavo González, fueron preguntas que tendían a aclarar los temas sin ningún tipo de cuestionamientos, fueron preguntas bien hechas y me pareció un comportamiento excelente. Y los otros, con diferencias ideológicas que no nos vamos a poner de acuerdo nunca, con un desconocimiento de la realidad…Hay que preparase, no se le puede guitarrear a la gente. Una diputada me preguntó cuántos empleados en negro tenemos en el IPLyC. Otro cuánto vamos a recuperar en la inversión que hacemos con el barco Casino en Iguazú. No lee ni las noticias, porque en el barco no ponemos un mango.

Si viene una persona de afuera y escucha a los Diputados opositores que expresaron ese día uno dice: “estamos viviendo un desastre de provincia”.

 

 

¿Se puede sostener este proyecto misionero más allá de quien sea el próximo Presidente de la Argentina?

 

Creo que sí, nosotros tenemos autonomía y si hay algo que caracteriza a los misioneros es el respeto. Nosotros vamos a tener respeto por el Gobierno nacional porque somos parte de una unidad nacional con nuestras características particulares y reclamando lo que hace falta. Creo que con todo lo que hemos recibido de los Kirchner hay cuestiones que están pendientes. Todos los versos que hacen los candidatos sobre la coparticipación… la coparticipación nunca se va a modificar. Yo presenté un proyecto en el Senado de una compensación, como tiene La Rioja y la podemos tener perfectamente nosotros. Eso hay que negociar, la coparticipación parece imposible porque se necesita el acuerdo de las dos cámaras, amplia mayoría de todos los Gobernadores y va a ser algo imposible de modificar. Fue uno de los grandes defectos de la Constitución de Santa Fe. El otro, fue la eliminación del Colegio Electoral con el que las provincias como la nuestra perdimos un montón de poder de negociar para votar la presidencia de la Nación. Todos teníamos el mismo derecho, las grandes provincias como las chicas.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE