Primer sorteo

Quiniela Misionera, 42 años marcando rumbos

En ocasión de conmemorarse el 11 de agosto el 42 aniversario de la creación de la Quiniela Misionera, el presidente del directorio del Instituto Provincial de Lotería y Casinos Sociedad del Estado, Eduardo Torres, destacó el crecimiento y la innovación permanente del organismo que preside.

El funcionario puso de manifiesto el trabajo realizado desde el plano gerencial, los empleados, los agencieros y la red de ventas, para consolidar el producto madre e incorporar alternativas de participación para los distintos sectores de la sociedad.

Sostuvo que son 42 años de dar saltos tecnológicos para estar a la vanguardia en lo que respecta al juego, de incorporar actividades como los programas sociales, las viviendas y muebles de madera, además de posibilitar que personas que estén fuera del sistema financiero puedan adquirir electrodomésticos y muebles en el salón de ventas de IPLyC Confort.

Torres insistió con que crecimiento y la innovación permanente quedan demostrados a través de la incorporación de estas nuevas actividades, y que “no se debe solamente a quienes tenemos la responsabilidad de conducir la empresa sino por el nivel gerencial y los empleados que están predispuestos a colaborar para que la institución siga creciendo y avanzando”.

El funcionario fustigó a la clase dirigente que opina sobre el juego de azar “sin tener los elementos necesarios para poder aportar al desarrollo, a que no existan excesos, a que no se generen adicciones. Al leer las opiniones, me pregunto si hablaron con un especialista en el tema o consultaron a un psicólogo sobre cuáles son las medidas a tomar cuando se habla de adicción, o si se preguntaron que con cada medida de restricción que imponen tanto a nivel nacional y provincial sobre el juego legal, están abriendo una puerta al juego clandestino que es un terrible y gravísimo problema”.

Aseguró que tanto la Quiniela Misionera y otros juegos “estamos exentos de ello, gracias a las políticas que se llevaron a cabo. No hay juego clandestino en Misiones como existe en las otras provincias. Y esto sí es un verdadero problema social, económico, financiero porque en el juego clandestino se evade lo que se aporta al Estado como cánones, impuestos, y de su mano va asociada la trata de personas, las adicciones, sin ningún tipo  de control”.

“¿Porqué no se preguntan si esta política que se lleva adelante en Misiones, que evita el juego clandestino, es positiva?, o quieren limitar el juego legal para permitir que el clandestino entre a Misiones como sucede desde ésta frontera hacia el resto del país, de Norte a Sur y de Este a Oeste”, cuestionó.

Denunció que “todas las provincias presentan un gravísimo problema de juego clandestino. Hay algunas donde en las mismas agencias oficiales se vende la quiniela clandestina. Por eso me gustaría investiguen, averigüen, consulten. Tenemos las puertas abiertas no para que coincidan sino para que obtengan la información, evalúen y luego tomen las decisiones. Pero que no se tomen decisiones porque creen que están haciendo bien, o por una cuestión demagógica porque pueden provocar problemas sociales, de adicciones, mucho más graves de los que dicen que están combatiendo”.

“No tenemos que ser hipócritas. Si vamos  controlar no permitamos que en los canales de televisión se pasen programas donde sí se fomenta el juego irresponsable a través de las llamadas telefónicas. Es una timba encubierta. Nadie controla si hay menores que llaman y apuestan por teléfono”, reflexionó el titular del IPLyC SE.

Manifestó su satisfacción por estos 42 años ya que “somos la única institución que tiene tan diversificada su actividad en el país. Somos mirados por otras loterías, de acuerdo a lo que nos manifiestan los presidentes que pretenden replicar en sus provincias parte de lo que hacemos en Misiones. Todo esto nos hace sentir orgullosos y nos alienta seguir trabajando, creciendo y  prestando servicios a toda la sociedad misionera”.

El primer sorteo

La oficialización de la Quiniela Misionera se concretó el 11 de agosto de 1972, con la apertura de diez agencias adjudicadas por el IPLyC, y el primer sorteo que se concretó a través de la Lotería Nacional con el Nº 426 (la misa) a la cabeza.

El juego llegó para quedarse y fue creciendo de manera vertiginosa y fortalecida hasta llegar en la actualidad a cinco sorteos diarios (Primera Matutina, Matutina, Vespertina, Nocturna y Nocturna Plus). Se comercializa a través de las 155 agencias oficiales de quiniela y 96 sucursales (28 en Posadas y 68 en el interior) existentes en Misiones (40 de capital y 115 en el interior), y de alrededor de 1439 vendedores dispersos por toda provincia (483 en Posadas y  956 en el interior), generando mano de obra calificada durante todo el año para una amplia Red de Ventas y en forma indirecta, entre los numerosos proveedores.

Con bolillero propio

El 24 de diciembre de 1975 se realizó el primer sorteo de la Tómbola Misionera con bolillero propio, marcando otro de los grandes acontecimientos dentro del historial del IPLyC, creado por Decreto Nº 376 el 20 de noviembre de 1967, con el objetivo de explotar y administrar los juegos de azar en todo el ámbito provincial. En la víspera de navidad se hizo girar por primera vez los bolilleros propios y el primer documento fue firmado por el escribano Miguel Ángel Alvarenga y el funcionario Roberto Picco, entre otros auxiliares. Para ese acontecimiento apareció a la cabeza el 973 (el hospital), en la segunda extracción del bolillero instalado entonces en La Rioja 151, del Canal 12, y quedó en la historia los siguientes números: 2) 117, 3) 113; 4) 340; 5) 702; 6) 272; 7) 433; 8) 610; 9) 306 y 10) 862. A las 19.35 comenzó a girar los bolilleros y doce minutos después se dio por finalizado el acto, con la presencia de niños cantores y auxiliares ayudantes.

El IPLyC funcionaba primero como una sala de juegos del casino capitalino, hasta que en febrero de 1972 se reglamentó la explotación de la quiniela a través del Decreto Nº 384/72 y firmada por el entonces gobernador Ángel Vicente Rossi y el ministro de Bienestar Social y Educación, Miguel Soto e implementada por el gerente general Rodolfo Aguilar, en esa época a cargo del organismo. Es una de las herramientas más importante que tiene el gobierno provincial, que por Ley distribuye las utilidades a los distintos organismos y lo transforma en obras en beneficio de los más necesitados.

Entre los primeros funcionarios del IPLyC vinculados al área de la quiniela se encontraba: Ramón González, Carlos Sejumil, Indalecio Calvo, Abelardo Gómez, Ramón Malagrida, Juan Checo Agüero, Rodolfo Visconti, Oscar Casafuz, Julia Domanski, Héctor Dutra, Roberto Ocampo, Abelardo Rolón, Carlos Alberto Chemes, Ana Pretzel, Gladis Herrera, Waldemar Dos Santos, Arturo Bistoletti, Héctor Chirana, Nicolás Dei Castellí y  Andrés Antonio Barchuk, que dejó de existir el 19 de septiembre de 2013, cuando aún se encontraba en actividad.

Primeras agencias

De acuerdo a lo estipulado por los artículos 72 bis del Decreto 384/72 y 1448/72 del Ministerio de Bienestar Social y Educación, fueron designadas las primeras once agencias. Fue a través de la Resolución 335 del 18 de julio de 1972, con la firma del Ministro Miguel Gerónimo Soto y Ada Carlota Von Zeschau, del Departamento Coordinación.

A través de la Resolución 106 del 20 de julio de 1972 del Casino Provincial, se otorgaron los permisos de explotación de las Agencias: Nº 01, de Hugo Martín Wirz (San Lorenzo 224); Nº 02, de Moisés Judkevich (Bolívar 263); Nº 03, de Jorge Manisalián (Félix de Azara 246); Nº04, de Modesta de Bugallo (Córdoba 426); Nº 06, de Manuel Alfonso Cabrera (Bolívar 238); Nº 07, de Norma Giacci de Toledo (Bolívar 194); Nº 10, de Laurentino Álvarez (Santa Fe 441); Nº 11, de Agnela Lizarraga (Colón 685); Nº 13, de Timoteo Muciego (Albedi 208); Nº 15, de Elena de Galeano (Roque Sáenz Peña 545), y Nº 17, de Romualdo Vely (Uruguay 9).

Las primeras del interior de la provincia fueron las de Berlín Hadad, de Apóstoles; Gruber, de Oberá; Martos, de Eldorado, y Samudio, de Puerto Rico.