En 90 días robaron más de dos millones de pesos en distintos golpes

Algunos fueron con extrema violencia, como la masacre de Panambí. Otros con la modalidad del boquete o el saqueo. Salvo el brutal atraco contra la familia Knack, los demás casos no tienen sospechosos presos. Y en ninguno fue recuperado el dinero.

En tres meses, robaron más de dos millones de pesos en distintas ciudades de la provincia y lo preocupante es que el destino del dinero y de la mayoría de los autores sigue siendo un misterio. La ruta del dinero siempre se desvanece y los responsables no aparecen.
El último golpe, que sucedió en Posadas, este fin de semana y tuvo como víctima a una anciana de 80 años, la que fue reducida en su casa de Rivadavia casi la Rioja, por un trío de malvivientes que la despojó de 100 mil pesos y 75 mil dólares.
El domingo 11 de mayo, tres hombres forzaron uno de los accesos del edificio Gualeguay, en pleno centro de Eldorado (Malvinas e Iguazú), y saquearon media docena de oficinas. De una de ellas, se llevaron cerca de medio millón de pesos. Estaban bajo custodia de una contadora. Fue después de las 14. A pesar de que los criminales estuvieron un buen rato en el inmueble, en cuyos pisos superiores residen muchas familias, y que hasta que llegaron a ser tomados unos segundos por cámaras de seguridad, siguen prófugos. Y los billetes, como en los episodios anteriores, desaparecidos.
Esa misma semana, el 14 de mayo, pero en Posadas, se sumaron a la lista de pesos perdidos, los 400 mil que le robaron al jornalero Raúl Benítez en la chacra 109. Dos encapuchados lo encañonaron y le sacaron el dinero que poco antes había retirado de un banco céntrico y que correspondían a una indemnización por un accidente laboral. Por el caso estuvo preso una semana el abogado que asistía a la víctima, Nelson Leiva, sospechado de haber sido el entregador. El letrado fue excarcelado tras el pago de una fianza, los asaltantes nunca fueron arrestados y los fajos de pesos sustraídos aún brillan por su ausencia.

PANAMBÍ 3

El más sangriento de todos. El robo que sucedió en el kilómetro 7 de la ruta 5 en Panambí dejó cuatro muertos.

También en mayo, pero el 25, sucedió el último de los robos importantes. Pero a diferencia de los enumerados, tuvo una carga de brutalidad nunca vista en Misiones. Una gavilla asaltó a la familia del maderero Carlos Knack de Panambí. Le robó los 300 mil pesos que había cobrado por la venta de madera en Corrientes y les prendió fuego a cuatro integrantes de la familia, que perdieron la vida a raíz de las gravísimas quemaduras con las que resultaron.
Por este hecho, uno de los más aberrantes ocurridos en la Tierra Colorada, hay cuatro imputados: Marcial Alegre, Juan Ramón Godoy, Pablo Julio Paz y Rubén Orlando Bueno.
En Garupá, entre la noche del 29 de junio y la madrugada del 30, el golpe lo sufrió una constructora de estructuras metálicas. Está en inmediaciones de donde estaba la Garita del kilómetro 10 de la ruta nacional 12 (donde hoy se construye en nódulo vial que une la mencionada carretera con la 105, el by pass y el acceso Sur). De allí boqueteros violentaron una caja fuerte y se llevaron una notebook, 80 mil pesos en cheques, 200 mil pesos en efectivo y revólver calibre 32 milímetros largo.
Entre el 11 de mayo y el 6 de julio, ladrones se hicieron de 2.100.000 pesos. Esos billetes siguen sin ser ubicados y quienes los tomaron, casi todos están prófugos.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE