_MG_6023-2

Iguazú en Concierto sorprende cada noche

Salterios mexicanos, marimbas de Zimbabwe, el jazz de Suiza y el ritmo brasileño se ganaron el entusiasmo del colmado anfiteatro “Ramón Ayala” que no claudicó ante las bajas temperaturas al recibir a la V edición del Festival de Coros y Orquestas Infanto Juveniles “Iguazú en Concierto”. Antes, en La Aripuca, la niña rusa María Andreeva, junto con su par de Ucrania, Polina Tarasenko y la Swing Brosse System de Francia deslumbraron a los espectadores en un jueves mágico.

Ensayos, risas, las Cataratas, juegos, música; fueron algunas de las características que marcaron la jornada del día jueves que, a las 18, encontró a los chicos preparados para asistir a los dos conciertos: los que tenían que tocar y aquellos que fueron a verlos, para así también manifestarles el afecto de la amistad forjada en los días que ya compartieron juntos.

El primer evento fue en La Aripuca, donde María Andreeva (piano y voz) de Rusia abrió la noche ante un público lleno de expectativas tras ya haberla disfrutado en anteriores ediciones del festival. “Fue maravilosa”, aseguró una espectadora mientras a su alrededor todos confirmaban la apreciación con seguridad.

Ya con el público eufórico subió Polina Tarasenko (trombón trompeta, saxo y batería) que mantuvo cautiva la atención de los presentes para dejar luego su lugar a la Swing Brosse System, Famille Laurent de Francia que cerraron un Concierto mágico e inigualable.

Así el festival se trasladó al anfiteatro para comenzar el segundo de los conciertos de la jornada, que fue transmitido vía satélite a toda la provincia de Misiones como así también en www.iguazuenconcierto.com/tv al que accedieron internautas de todo el mundo.

Los encargados de abrir la noche fueron los Makohi Dulcemelos Orquesta Infantil de Salterio, provenientes de México que provocaron la primera ovación de la noche. Luego comenzó la dinámica, divertida y danzarina banda de vientos “Lyra” del Brasil y continuó la Swing Kids Jazz Big Band de Suiza que llevó al olvido las bajas temperaturas de la noche en Iguazú. Finalmente en un espectáculo de película llegó la Water Shed and Winad Marimba Band, de Zimbawe, que, con su música y coreografías, hicieron que todos los espectadores se levantaran y aplaudieran de pie.

Otro anfiteatro Ramón Ayala repleto de espectadores de todas partes de la Argentina y el mundo y especialmente el público de Puerto Iguazú que cada vez hace más suyo y se apropian del Festival.



Quizás tambien le interese...

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE