Reflexión dominical del pastor Guillermo Decena

La “contaminación espiritual” se refleja en nuestra forma de pensar, hablar y el proceder y la actitud para con el prójimo, que si bien el hombre puede ocultar, disimular o encubrir, para Dios no hay nada que pueda ser encubierto, somos transparentes delante de Él. Y la palabra de Dios nos enseña como librarnos de esa contaminación para ser personas bendecidas.

En la última semana de vida Jesús lavó los pies a sus discípulos, y la lección es poderosa y profunda. Pedro sin embargo tuvo una actitud sorprendente:

Juan 13:8  Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo.

Les quiso enseñar muchas cosas, entre ellas que en el camino de la vida, se carga el corazón, se ensucia, contamina, y que debemos dejarnos purificar y limpiar por Él para tener parte…

Y un corazón cargado genera cosas malas que dan lugar al maligno en la vida de la persona. Jesús enseño:

Marcos 7:20  Luego añadió: —Lo que sale de la persona es lo que la contamina.

Marcos 7:21  Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios,

Marcos 7:22  la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad.

Marcos 7:23  Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.

Y la persona da a los demás las cosas interiores, las que salen de adentro, fluyen desde adentro.

La contaminación espiritual se refleja en nuestra forma de pensar, hablar y el proceder  y la actitud para con el prójimo, que si bien el hombre puede ocultar, disimular o encubrir, pero Dios no puede ser burlado.
Pero para poder limpiarnos cada día de toda contaminación Dios nos ha provisto de los siguientes caminos a considerar: 

- La Palabra de Dios, Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. Juan 15:2  Toda rama que en mí no da fruto, la corta; pero toda rama que da fruto la poda  para que dé más fruto todavía. Juan 15:3  Ustedes ya están limpios por la palabra que les he comunicado.

La Palabra de Dios es una poderosa verdad que derrota todas las mentiras de este mundo.

- La Sangre de Cristo, Hebreo 9:14  ¿cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Invocar la poderosa sangre de Cristo sobre nuestras vidas, es invocar el triunfo de la cruz sobre todo demonio, y sobre todo pecado.


- El Espíritu Santo, Tito 3:4  Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y su amor para con los hombres,  Tito 3:5  nos salvó, no por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo.

Donde está el Espíritu Santo allí siempre habrá libertad. 2ª Corintios 3:17


- El Ayuno, Isaías 58:6  ¿No es más bien el ayuno que yo escogí, desatar las ligaduras de impiedad, soltar las cargas de opresión, y dejar ir libres a los quebrantados, y que rompáis todo yugo?

El ayuno nos dá autoridad para librarnos de toda atadura maligna.


- La Alabanza, Salmos 32:6 Por esto orará a ti todo santo en el tiempo en que puedas ser hallado; Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

Salmos 32:7  Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia;  Con cánticos de liberación me rodearás.  Dios habita en medio de las alabanzas de su pueblo liberándolo de toda influencia del enemigo.


- La oración, Filipenses 1:19  porque sé que gracias a las oraciones de ustedes y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación.

Filipenses 1:20  Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo.

La oración propia y la oración de mis hermanos  hacen que sea librado de toda contaminación.
Acerquémonos a Dios con corazón puro, purificados los corazones de mala conciencia, libre de toda contaminación espiritual y lavados los cuerpos con agua por el Espíritu Santo, como dice Hebreos 10:19-25. Que Dios los bendiga y tengan una semana de victoria!


Pastor Guillermo Decena, Centro Familiar Cristiano Eldorado.

Predicas en vivo los miércoles y domingos 20 horas, a través de www.centrofamiliarcristanoweb.org


 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE