Sebastián, otro leoncito que perdió la batalla más dura

Sebastián Dávalos esperaba un trasplante de corazón y estaba primero en la lista de emergencia del Incucai. Ayer no pudo más y falleció. Anoche llegaba a Posadas. 

Hace un tiempo había comenzado a dar signos de cansancio. Su dulce sonrisa se veía con menos frecuencia. Sebastián quería abandonar el encierro obligatorio al que estaba sometido para poder seguir viviendo, conectado a la máquina Berlin Heart, que le hacía las veces de corazón mientras esperaba un milagroso trasplante que nunca llegó.

 

 

Ayer dijo basta. En las primeras horas de la mañana su corazoncito agotado no pudo más y conmovió al país, como hace unos días lo hizo Renzo, el otro pequeño que recibió un trasplante pero murió poco después.

 

 

Al igual que Renzo, Sebastián fue un ejemplo de tenacidad. Con sus ocho años, hace dos estaba esperando el trasplante y hace uno, vivía conectado al corazón artificial. Luchó y se levantó tras varios bajones. Pero el corazón no llegó a tiempo.

 

 

“Sebita está asistido con la máxima tecnología y complejidad, pero entre tantos “fierros” falta lo humano, es justamente el corazón”, definió el ministro de Salud, Oscar Herrera Ahuad, quien hace dos días lo visitó en el Garrahan.

 

 

Lisandro Benmaor, el cardiólogo que atendía a Seba, dijo que “estaba sufriendo mucho porque tenía una falla multiorgánica, es una verdadera tristeza porque luchó mucho, tenía insuficiencia cardíaca, renal y hepática, era un cuadro terminal, teníamos mucha fe, pero finalmente falleció”.

 

 

El chiquito fue desconectado cuando su cuadro se determinó irreversible.

 

 

“En el hospital Garrahan hablé con los otros padres que están esperando un trasplante, y vamos a seguir con la campaña para poder salvar vidas”, contó el médico.

 

 

“Cuando uno esta bien hay que hablar de donación de órganos. Hacerlo en familia y tomar ahí las decisiones”, insistió Benmaor.

 

 

Desde el 17 de agosto Sebastián estaba primero en la lista de emergencia nacional del INCUCAI y el sábado pasado se había realizado un abrazo solidario frente al Hospital para pedir la toma de conciencia respecto de la donación de órganos.

 

 

Sebastián se fue en el día del cumpleaños de su hermana Karolina, una gran batalladora por la vida de su hermanito y por la concientización sobre la necesidad de donar órganos.

 

 

“Mi super héroe mas valiente del mundo, impresionante lo que luchas”, fue el mensaje de su hermana a través de las redes sociales.

 

 

Fue ella la que dio a conocer la triste noticia a los medios y anoche lo acompañó en su vuelo definitivo a Posadas.

 

 

Al cierre de esta edición se esperaba el vuelo sanitario que traía el cuerpo, que iba a ser velado en el salón de Lavalle y Japón en la capital provincial.

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE