“La Justicia de Misiones está entre las más modernas del país”

Desde que asumió como ministro del Superior Tribunal de Justicia, Sergio César Santiago se puso como premisa avanzar en la modernización del Poder Judicial. Puso en marcha el centro de capacitación para magistrados, pero esencialmente para los empleados y años después, ya hay varios logros, como la informatización del sistema y el debut de la firma digital en un fuero clave como el de Familia, que permitirá acelerar procesos y el trabajo de los jueces. Entrevistado por Debate sobre el Futuro, el magistrado explicó el paso a paso de la digitalización y cuáles son los procesos que todavía están pendientes. 

Desde que asumió como ministro del Superior Tribunal de Justicia, Sergio César Santiago se puso como premisa avanzar en la modernización del Poder Judicial. Puso en marcha el centro de capacitación para magistrados, pero esencialmente para los empleados y años después, ya hay varios logros, como la informatización del sistema y el debut de la firma digital en un fuero clave como el de Familia, que permitirá acelerar procesos y el trabajo de los jueces. Entrevistado por Debate sobre el Futuro, el magistrado explicó el paso a paso de la digitalización y cuáles son los procesos que todavía están pendientes.

 

¿Cómo está hoy la Justicia?

En 2009 una de mis primeras inquietudes fue no seguir más con los expedientes de la Justicia del siglo XIX y en estos más de tres años hemos transitado mucho, en calidad sobre todo. Obviamente es una tarea de todos los días, permanente, pero esto de empezar por la capacitación y luego agregarle la gestión nos empezó a dar el pulso real de lo que estaba sucediendo en todas las áreas del Poder Judicial y en especial en los juzgados, donde empezar a corregir algunos vicios de procesos, de pases improcedentes o no significativos que ya contribuyeron a achicar los tiempos.

También pusimos la mira en esto de los medios tecnológicos, esto de coser el expediente, de guardar papeles, prever galpones para después dejar esos ácaros allí, ya no se sostenía y también hace a la celeridad. Entonces empezamos a trabajar decididamente en esto de la informatización y sobre todo en la digitalización, es decir, buscar que el proceso sea mucho más ágil, mucho más directo y dejar de lado un montón de costos que arrastra tener el papel, ocupar gente en trámites que se pueden eliminar tranquilamente. Y hoy por suerte hemos iniciado una etapa que creo reversible, acompañada incluso de normas importantes, porque la legislatura ya nos dio hace un tiempo una norma que establece la equiparación de todos los instrumentos públicos que se manejan en el Poder Judicial a los medios digitales. Es decir, el papel se equipara a los medios digitales tanto en lo administrativo del Poder Judicial donde también hace falta y estamos trabajando en una reingeniería, como también en la parte de los expedientes judiciales. Y en diciembre iniciamos una experiencia piloto en el juzgado del doctor Yaya y ya recibí un informe de esa experiencia muy buena, así que creemos que en los próximos días ya vamos a impulsar ahí decididamente el proceso de digitalización.

 

¿Ya hay un juzgado que trabaja de manera digital?

Sí, en diciembre largamos esto como experiencia piloto y luego vimos con preocupación que hacía falta también ponerle una mirada a los juzgados de familia, sobre todo por la sensibilidad de la materia, porque hay mucha demanda y trabajamos a partir de abril que culminó en el proceso de implementación de la firma digital que nos va a llevar 60 días en principio, pero que ya está funcionando. El profesional puede hoy acceder a ver el despacho de los expedientes por Internet y la jueza Carmen Bertolotti ya ha empezado a firmar resoluciones de mero trámite por ahora, con firma digital.

 

¿Cómo recibió el empleado judicial las capacitaciones y transformaciones?

En realidad nosotros trabajamos con el empleado en muchos aspectos y obviamente hay algún temor, hay alguna resistencia a lo nuevo, pero a poco que la gente se va interiorizando de qué se trata y ve que tal vez hoy sea más trabajo pero para trabajar menos y mejor en el futuro, va incorporando a su día a día esta metodología y se va sumando con mucho entusiasmo

Nosotros primero desde el centro de capacitación hemos quebrado esta cuestión de que la capacitación era en principio entendida para jueces y funcionarios, y la hemos extendido a todos los agentes del poder judicial. Hemos incursionado novedosamente en dos oportunidades en dos años consecutivos en capacitación a chóferes. Estamos preparando cursos para atención al público, mesa de entrada pero en el ínterin hemos logrado que los cursos de capacitación empiecen a ser obligatorios para los ingresantes. Es decir, fue gradual, primero era voluntario, ahora no solamente que es obligatorio sino que es condición de ser confirmados en el Poder Judicial cuando están siendo contratados por un período de prueba. Es requisito necesario poder aprobar esta capacitación para ingresar definitivamente al Poder Judicial. Y vamos por más con la capacitación que es toda una reingeniería de lo que se lama “recursos humanos” que a mi entender sería más bien un área de desarrollo humano para tratar de generar allí que la capacitación de esa persona también vaya de la mano del progreso de esa persona en su ámbito de trabajo.

 

También eso tiene que ver con una oportunidad de mejorar…

Justamente, desde el centro de Capacitación hemos actuado todos estos años como nexo entre las inquietudes y las detecciones que hemos llevado a cabo, trasladándoles al Superior Tribunal algunas normas o proyectos de normas e ideas que fueron felizmente compartidas por mis pares en el Superior y que se han traducido en una política de Estado en el Poder Judicial. Entonces estamos trabajando en la informatización pero también en la formación de las personas, tenemos personas que están haciendo la maestría da la Universidad Austral, que está exclusivamente dirigida a capacitar a jueces y funcionarios del Poder Judicial. Es una maestría de alto nivel en Latinoamérica y hemos logrado que venga a Posadas. Los profesores vienen una vez cada 15 días a dictar las clases y solamente en pocas oportunidades, la gente se va a Buenos Aires.

 

Ha debutado también un canal del Poder Judicial, ¿no?

Sí, es el canal online del Centro de Capacitación y fue una inquietud también. Lo hemos hecho muy rudimentario, con una PC de un Tera de memoria, pero realmente hoy estamos pisando las 10 mil visitas. Lo hemos usado permanentemente no solamente  para transmitir no solo las novedades sino también los videos en HD de las capacitaciones que se hicieron en cada oportunidad para que queden a disposición para todo aquel que no pudo concurrir físicamente pueda hacer el curso o asistir a la charla por ese medio.

 

¿Cómo nos posiciona esto con respecto a otros Poderes Judiciales del país?

Todos los ministros de Corte somos automáticamente miembros de la Junta Federal de Cortes, que es un organismo que reúne a todas las Cortes o Superiores Tribunales de toda la Argentina y la ciudad de Buenos Aires y que tiene un instituto de capacitación que se llama Reflejar y que de alguna manera es una apoyatura en capacitación y formación para todas las provincias. Desde ya hace un año y medio fui electo vicepresidente de la comisión directiva de ese instituto y hoy me encuentro a cargo de la presidencia por licencia del presidente y realmente he tenido la posibilidad de recorrer el país y de sondear en distintos encuentros y eventos de capacitación. La verdad que esta evolución que hemos tenido nosotros en Misiones con la capacitación e incorporándole gestión, somos la única provincia del país. Luego con el canal online, con la revista y los permanentes trabajos no solamente en el centro sino in situ, yendo al juzgado, hemos logrado dar un salto cualitativo y yo creo que hoy Misiones está entre las mejores del país.

 

Para la gente que tiene que acceder a la Justicia, ¿cuál es el beneficio?

Justamente eso es a lo que apuntamos, que la gente en el día a día vea la diferencia y lo va a ver en el proceso, no de un día para otro, que los expedientes ya no podrán demorar años como sucede actualmente no sólo en el ámbito penal donde tenemos el área más sensible sino también para aquellos que vana resolver sus cuestiones comerciales, civiles, de familia. En este caso la inmediatez del juez de familia se hace ostensible porque estamos hablando de casos de violencia, de preservar vidas o de no agravar situaciones ya graves. La jueza de familia decía hace poco que hoy por hoy ella está pudiendo controlar su trabajo en el juzgado desde su casa por la tarde por Internet, corrigiendo en simultáneo los documentos con sus colaboradores y además va a poder ir resolviendo si quiere todos los días y no esperar martes y viernes como lo usual con el expediente papel. Ellos están sacando un promedio de 900 a 1000 expedientes por semana, solo el juzgado de la doctora Bertolotti al que hay que sumarle el de la doctora Alegre. Y también esto va hacia el interior.

Estamos empezando a trabajar con el juez de familia de Oberá, Moreira, estamos también trabajando en Puerto Rico en la faz penal y correccional con el doctor Lunge y el doctor Acosta. Y se va generando una sinergia porque todo el mundo va viendo que esto se va a traducir en que la gente tenga resoluciones de sus temas en tiempo real, concretamente.

La frase “la Justicia lenta no es Justicia” es cierta y también es lo que hay que atacar y hubo que atacar desde siempre y lo que estamos logrando atacar con esta política.

 

Esto también va a aliviar la tensión en el Superior Tribunal de Justicia, ¿no?

Seguramente. Esto también tiene que ver con una reingeniería de todo le Poder Judicial,. Nosotros tenemos normas reglamentarias incluso de índole administrativa que fueron dictadas en los 60 y no podemos brindar un servicio de excelencia para afuera si no lo tenemos también para adentro. Entonces también estamos revisando procesos internos.

Esto que hemos largado hace poquito del recibo de sueldo digital, que va a eliminar de acá a fin de año definitivamente al papel, no solamente el costo del papel y de la tinta que es muy importante en términos ecológicos, sino porque además era una distracción de cuatro, cinco diez personas clasificando, ensobrando, imprimiendo, todo eso que distraía por las liquidaciones se termina.

Va a haber un proceso de autogestión porque el empleado va a poder descargar e imprimir el recibo de sueldo cuando quiere en función de una especie de código de barras.

 

Más allá de la modernización, ¿qué está faltando para que haya una Justicia más equilibrada y más ágil?

En realidad, si hacemos un racconto de lo que tenemos hoy, la evolución de los últimos años ha sido sideral. Hemos triplicado el presupuesto del Poder Judicial, aunque esto no quiere decir que no haga falta más. Otra de las cuestiones que estamos revisando es la distribución en el territorio. Esto de haber creado Juzgados de Paz letrados ha sido un salto cualitativo, también ahí hemos estado trabajando y hay que llegar a los 75 municipios con jueces de Paz y jueces de Paz letrados.

También hemos desarrollado un software de gestión en los juzgados de Paz y lo estamos implementando en toda la provincia. Vamos implementándolos a razón de dos juzgados de Paz por semana, la semana pasada le tocó a San Vicente y Aristóbulo del Valle; largamos por Apóstoles y la verdad que con muy buena receptividad. Eso va apuntalado con un curso de capacitación online porque tenemos en el Centro de Capacitación una plataforma que nos permite dar cursos a distancia y que la gente del interior no tenga que venir a Posadas sino tomar el curso de manejo de gestión del software desde su PC que después se va trasladando a otros aspectos de la capacitación porque el Juez de Paz es el primer eslabón, ya no recibe juicios de poca monta sino toda la problemática de una sociedad que por más pequeña que sea, tiene el nivel de complejidad de las grandes ciudades. Podrá haber menos habitantes, pero el abuso, la violencia, temas de familia, son iguales en todos los pueblos.

 

Y en la capital, que es el punto neurálgico de todo, ¿qué falta?

Nosotros le llevamos una inquietud a la Legislatura el año pasado cuando fuimos a debatir el tema del presupuesto, por la falta de creación de algunos juzgados. Y entendemos que han recibido de buen grado esa inquietud con algunos números que también hemos llevado, y entiendo que este año puede ser propicio para la creación de nuevos juzgados de Familia, algunos juzgados de Paz y algunos juzgados que sean de Fuero Universal. El mismo Gobernador también se dedicó a resaltar la necesidad que había en algunos pueblos, de manera que estamos realmente coincidiendo y trabajando de común acuerdo los tres poderes en cubrir todo el territorio. Esto es lo que hace falta y por esto estamos yendo.

 

Los poderes tienen que trabajar en conjunto para poder brindar un servicio acorde…

Esto no quita que el Poder Judicial sea independiente. Lo que ocurre es que en temas de decisión de política institucional, ese nivel necesariamente necesita del compromiso de los tres poderes. El Poder Ejecutivo tiene una decisión estratégica de administrar pero también de saber qué recursos puede destinar a áreas prioritarias como lo hacen en salud y en educación, también está poniendo esto de la buena gestión de recaudación fiscal en un apoyo del Poder Judicial. Y el Legislativo, que nos está dando un marco de normas del primer mundo.

 

 



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE