Misiones presentó su experiencia en autoevaluación de la calidad educativa

“A partir de la implementación del Instrumento de Autoevaluación de la Calidad Educativa -IACE- en la Escuela 495 del Paraje Mavalle hay un antes y un después. Antes carecíamos de propuestas metodológicas para los alumnos. Los chicos tenían dificultades en la lectoescritura… Al cambiar la escuela se produce el gran vuelco hacia los niños. Hoy tenemos alumnos felices y padres participativos”. Estás palabras pertenecen a la directora de la Escuela 495 “Provincia de Neuquén”, Teresa Bazán, en ocasión de su participación en el Taller Sub Regional de Evaluación de la Calidad Educativa que organizó Unicef.

El encuentro que inició ayer y finaliza hoy en Buenos Aires, reúne a representantes de Ministerios de Educación de Argentina, Chile, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Nuevo León, Panamá, Perú y República Dominicana.

 

El ministro de Cultura, Educación, Ciencia y Tecnología, Luis Jacobo, asistió al Taller acompañado de la directora de Nivel Primario del CGE y coordinadora provincial del IACE, María Luisa Glum, la supervisora de primaria Yolanda Gómez, la directora de la Escuela 495 Teresa Bazán y la docente Silvia Anderson.

 

El secretario de Educación de la Nación, Jaime Perczyk, abrió el taller junto al representante de Unicef Argetnina, Andrés Franco y el representante de UNESCO Santiago, Atilio Pizarro. Los tres coincidieron en que la calidad y equidad son metas a alcanzar en la región y sólo a través de la educación será posible lograrlo.

 

Perczyk insistió en que se debe trabajar para tener una escuela de calidad pero que incluya a todos. Se refirió a la participación en las pruebas internacionales y señaló que este tipo de evaluaciones no es suficiente para definir la calidad de la educación en la Argentina. A su vez manifestó que es necesario profundizar los procesos de evaluación como los que propone el IACE donde se evalúa con las escuelas y con los docentes.

 

Jacobo participó de un panel junto a los ministros de Tucumán, Jujuy, Chaco y Salta. Los funcionarios pusieron en evidencia la complejidad de la triada “equidad, inclusión y calidad educativa” y hablaron sobre cómo orientar o construir prácticas significativas para unir los tres elementos. También resaltaron el rol de la escuela como el gran espacio reparador de las injusticias. En este sentido, hicieron hincapié en que las escuelas prestigiosas son aquellas que construyen ciudadanía.

 

En la oportunidad, Jacobo se refirió a los métodos de evaluación de la calidad y aclaró a los oyentes que “evaluar calidad no significa mejorar la calidad educativa”. Y agregó, “si la condición de inclusión no está presente no podemos hablar de calidad. Ésta sólo puede medirse como un atributo colectivo”. Indicó que las pruebas internacionales como PISA responden a una ideología liberal y conservadora que sólo miden el mérito en áreas curriculares. “Aprender a aprender es el rol fundamental de la escuela. Sólo en la condición de ciudadanos, siendo competentes en una sociedad compleja, vamos a poder medir si tuvimos una educación de calidad”, opinó Jacobo.

 

Con respecto al IACE, el ministro expresó que se trata de un método de evaluación y de planificación de acciones que, por interpelar a la institución desde sus propios actores, obtenga quizás una percepción más ajustada de su situación escolar y de los cambios necesarios que hay que realizar.

 

La especialista en Educación de UNICEF, Helena Duro, expuso sobre las tendencias regionales en evaluación de la calidad y comentó las características y potencialidades que brinda la autoevaluación institucional. Duro señaló que la calidad educativa es un concepto multidimensional por lo cual son diversos los aspectos a los que hace referencia y múltiples los factores que la determinan. “El propósito del IACE es lograr una educación inclusiva y de calidad a través de procedimientos autoevaluativos que realizan directivos y docentes que buscan de forma continua mejorar la calidad educativa”. Contó además que el IACE pretende ser una herramienta amigable que se aplica a partir de una serie de pasos y ejercicios. La herramienta no se limita a la autoevaluación sino que culmina con la formulación de un Plan de Acción para la Mejora de la Calidad Educativa.

 

La especialista de Unicef explicó que en el IACE se consideran tres grandes dimensiones de la calidad educativa: los logros y trayectorias educativas de los alumnos, los perfiles y desempeños docentes, y las capacidades y desempeños institucionales. Duro destacó las oportunidades que ofrece el instrumento a partir de la reflexión sistemática sobre la base de la información pertinente y oportuna que surge del trabajo colectivo en la escuela y la comunidad y que en consecuencia habilita una mejor intervención sobre la realidad.

 

De la mano con Unicef, Misiones implementa el Instrumento de Autoevaluación de la Calidad Educativa desde el año 2008. Actualmente cerca de 400 escuelas, en su mayoría primarias, llevan a cabo en su institución este método de autoevaluación que, como lo expresara la directora Teresa Bazán, transforma la realidad de las escuelas al comenzar a mirarse a sí mismas y buscar caminos de mejora a partir de la participación y consenso de toda la comunidad educativa.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE