Alarmante crecimiento de causas de violencia familiar

La jueza Bertolotti advirtió por el incremento en la cantidad de casos.

La jueza Bertolotti advirtió por el incremento en la cantidad de casos.

La cantidad de causas iniciadas durante el primer semestre de 2012 equivale al 85 por ciento del total correspondiente a 2011. Solo en junio se iniciaron 100 causas en uno de los Juzgados de Familia. En lo que va del año, de 990 casos que se presentaron en el Juzgado de Familia I, a cargo de Liliana Bertolotti, 761 fueron por violencia familiar.

Entrar a un Juzgado de Familia es un buen primer paso para auscultar el corazón de la sociedad. Y los síntomas no son buenos. Centenares de expedientes se acumulan en el despacho y la mayoría son por casos de violencia familiar. Solo en la primera circunscripción judicial, que abarca a Posadas y varias ciudades de la zona sur, en lo que va del año, hay 1.990 causas, bastante más que en los otros fueros.

En el Juzgado de Familia I, que conduce Carmen Liliana Bertolotti, hay más de 990 causas, de las cuales 761 obedecen a casos de violencia familiar. Solo en junio ingresaron cien casos.

Largamente, los casos de violencia dominan los litigios judiciales. El Juzgado de Familia I atendió entre mayo y julio, 273 casos, seguidos muy lejos por los reclamos de alimentos, con 69 causas, divorcios por mutuo consentimiento, con 36 y contenciosos con 20. En el mismo período, el Juzgado de Familia II, trató 281 casos de violencia familiar, 86 causas por alimentos y 36 divorcios de mutuo consentimiento. 

En los casos de violencia, la física es la que se presenta en más casos, pero también hay denuncias de maltratos psicológicos. Los abusos de menores y violencia contra los niños también se cuentan por decenas. “Hay muchas adicciones”, revela la jueza Bertolotti, entre las que se encuentra el alcohol en la mayoría de los casos, pero también drogas como la marihuana o el paco en algunos pocos casos. En los temas de maltrato, los hombres se imponen, pero crece el número de demandas de maridos a mujeres y de violencia de madres a hijos.

Bertolotti admite que el incremento de las causas obedece a que la sociedad se animó a denunciar más, pero sostiene que en los últimos años, el número se mantiene, lo que revela también la crisis de la institución familiar. “Las víctimas se animan a denunciar; concurren, si necesitan información lo piden, preguntan; en realidad hay mucha más voluntad de denunciar porque la gente está dentro de un círculo que quiere que se termine, para salir de ahí”. También remarcó que los vecinos y familiares pueden y tienen las obligaciones de hacer las denuncias, siempre se reserva la identidad del denunciante.

La magistrada revela que hay casos estremecedores de abuso y violencia. “Pero mientras exista la capacidad de asombro, podré seguir sirviendo como profesional”, explica. De todos modos, recurre a terapia para asimilar el impacto emocional de los casos que trata. Lo que más la desvela son los casos de chicos maltratados.

“Hay casos de abuso, muchas adicciones, prostitución, abandono. Padres que les dan alcohol en la mamadera a sus bebés. Me llegó el caso de una beba que vino al juzgado con gusanos en las manos. Por suerte fue dada en adopción y hoy está sana y bien”, relata.

Pese a los prejuicios, los casos de violencia lejos están de ser patrimonio de una clase social. “Hay en pobres y ricos y se repiten los parámetros”. Bertolotti advierte que “hay que fortalecer la institución familiar” y asegura que no es responsabilidad únicamente del Estado, “sino de toda la sociedad”.

 

“Estamos a la vanguardia”

La jueza Carmen Bertolotti destacó que en el fuero de Familia, Misiones está a la vanguardia en relación con otras provincias. “En Misiones se han dictado leyes que fueron vanguardistas porque luego de años, fueron sancionadas en la Nación y en otras jurisdicciones, por ejemplo, la ley del Niño o Adolescente en una de las primeras provincias que se sancionó fue en Misiones. Se modificó la ley de violencia de acuerdo a los tratados internacionales también en Misiones, antes que en la Nación, también se modificó la ley de Adopciones que ahora se está proyectando en el proyecto de reforma en el Código Civil, cuando nosotros ya tenemos una ley de adopciones propia”, explicó.

Asimismo, la magistrada ponderó la reforma del Código de Procedimientos que se está realizando. “En cuanto a familia se trabajó puntualmente y yo creo que lo más importante fue el tema de que se establecieron los principios del proceso de familia, esto va a permitir la unificación de criterios en todos los juzgados de la provincia, se trabajó mucho la ley de violencia y esto está en estudio, pero se va a analizar y seguramente se va a debatir la posibilidad de que los jueces de Familia puedan detener al incumplidor de las órdenes cautelares de exclusión y restricción y prohibición de acercamiento cuando no las quieran cumplir en la causa de violencia. Asimismo, se trabajó mucho la cuestión de salud mental, adecuándola a la ley nacional”, indicó.

 

Pocos para atender mucho

Los juzgados familiares se ven también desbordados por la gran cantidad de causas en relación con la de sus pares Civil o Laboral. De las 3.664 causas que se registraron hasta el 5 de julio de este año, cada juzgado familiar atendió 995, mientas que los ocho Civiles se dividieron 2064, con lo que cada uno debe atender 258 y los Laborales, 410, atendiendo cada uno 102 causas.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE