Alarma por un niño internado grave en el Pediátrico de Corrientes

Los especialistas no saben si la cepa del virus de la varicela mutó en los últimos años, lo cierto es que cobró una muerte en Rosario, otra en Santo Tomé (Corrientes); y por estas horas, se encuentra internado en el área de Terapia Intensiva del Hospital Pediátrico Juan Pablo II un chico de diez años, que fue derivado de la Clínica del Niño a este nosocomio.
Un día antes, época había informado acerca de las recomendaciones de los pediatras que alertaron sobre la actual vigencia de la temporada de contagio.
En ese sentido recomendaron a las maestras estar atentas a la presencia de casos, evitar que el chico asista a clases en ese estado, dado que es de muy fácil transmisión a través de la saliva, o el simple roce sobre las lesiones. Actualmente hay en el mercado dos vacunas con un costo de unos 150 pesos.
En ese contexto, Roberto Jabornisky, jefe del área de Terapia del Pediátrico indicó a época que el martes a la madrugada ingresó a la clínica privada un niño que presentó complicaciones por varicela, permaneció internado allí hasta que en las últimas horas fue derivado al Pediátrico en un estado de shock tóxico con consecuencias cardiovasculares y, según el diagnóstico del médico, en un estado de suma gravedad.
El director del Pediátrico, Alberto Braverman, no confirmó ni descartó la posibilidad de que el chico padeciera una complicación por varicela, no obstante resaltó que el caso está en estudio, en tanto hoy se confirmaría oficialmente. Si bien la vacuna no está incorporada al calendario, los médicos hablan de la necesidad de que se contemple, ya que se observó una mutación del virus con consecuencias fatales.

Muertes en Santo Tomé y Rosario durante 2011 a causa de la enfermedad
En Santo Tomé causó revuelo la muerte de un niño de seis años que fue internado en el hospital San Juan Bautista de esa localidad.
El 18 de julio pasado el chico presentó complicaciones en el cuadro de varicela, fue internado en el nosocomio donde permaneció 14 horas y tras ser sometido a tratamientos adversos, los pediatras decidieron trasladarlo a Corrientes cuando la salud del niño se vio seriamente afectada. Fue así que falleció antes de llegar a Ituzaingó, donde un médico local diagnosticó la muerte por encefalitis posvaricela. En diálogo con los familiares de la víctima, quienes prefirieron reserva de la identidad dada una causa penal en proceso, hablaron de mala praxis y de niños que fallecen en viajes de traslado a Capital.
En Rosario, a fines del mes pasado otro niño de siete años murió por una complicación en el cuadro, suceso que fue confirmado por las autoridades de la cartera de Salud de la ciudad.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE