Las gemelas viudas del remisero piden pista para estar en el Bailando de Tinelli

Liliana Kuegler, una de las hermanas gemelas de San Vicente, habló con Perfil.com de la enfermedad de su ex y su relación con él.

Liliana y Marisa Kuegler eran las gemelas que vivían juntas con Juan Carlos López, el remisero fallecido ayer. López saltó a la fama por estar en pareja con dos mujeres al mismo tiempo, pero pronto comenzó a sufrir un extraño trastorno neuronal degenerativo que terminaría con su vida.

“Cuando su mama murió, empezo con un estado depresivo”, contó Liliana en diálogo telefónico con Perfil.com. “Recorrimos clínicas en Brasil, en Paraguay, en toda la provincia, hasta que en la última internación, en Hospital de Clínicas, le diagnosticaron demencia cerebral progresiva, que no tiene tratamiento ni vuelta atrás: le dijeron que iba a tener ocho meses de vida, y tuvieron razón“, narró.

López “fue perdiendo el conocimiento, la movilidad, de manos y piernas, no comía más”, explicó la mujer, y agregó que “a lo último estaba en estado vegetativo, hacía un año que no hablaba, no reconocía a nadie”. La trágica enfermedad le provocó una regresión: “era una persona de 33 años pero estaba como un bebé, te miraba y te sonreía”.

Kuegler asegura que ella y su hermana “dejaron todo” para cuidar al remisero, “porque si uno ama a una persona tiene que estar con él pase lo que pase”. Marisa se encargaba de cuidarlo, bañarlo y alimentarlo, mientras que Liliana hacía trámites. “Querían ponerle una enfermera, pero nunca lo permitimos”, sostuvo.

Hace unos tres años, López dejó a su mujer y sus dos hijas para convivir con las gemelas. Pero con la enfermedad, su ex esposa volvió a su lado y las ayudó a cuidarlo hasta el final: “Tuvimos muy buena relación con ella, siempre estuvo, nos ayudó con el tema económico, es una mujer divina”, dijo Kuegler a Perfil.com.

El trastorno dejó a López legalmente incapacitado y su padre se hizo responsable como curador. “Yo quería hacerme cargo con mi hermana y el papá no me dejó, después no pudimos estar más con él”, contó Liliana. El padre se hizo cargo de su casa, mientras que ellas administraron la remisería, que vendieron hace cuatro meses.

Bailando por un sueño. El remisero siempre alentó a las gemelas a que hicieran carrera en el mundo del espectáculo. Un día antes de su muerte, se inscribieron para participar en Showmatch. “Es un sueño que tenemos hace mucho tiempo y él siempre nos decía que lo hagamos”, argumentó Liliana.

Si son elegidas, las gemelas quieren apoyar al hospital local o al hogar de niños. “Nuestro sueño siempre fue abrir un hogar de niños y ayudar a la gente que está en la calle”, aseguró Kuegler a Perfil.com. Y concluyó: “Después de lo que pasó con nuestro Juan Carlos, uno ve tanta gente que sufre y quiere ayudar, él era una gran persona”.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE