Alertan por dramática degradación de suelos cultivados con tabaco

Científicos de organizaciones internacionales realizaron trabajos de evaluación en suelos de chacras misioneras, especialmente es parcelas que albergaban plantaciones de tabaco. Advirtieron que se encontraron con tierra “sin trazas de vida”, es decir desprovista de los microorganismos que aportan la fertilidad al suelo. Destacaron que resulta necesario recurrir a prácticas de agricultura ecológica para preservar la tierra, ya que es el principal recurso con el que cuentan los agricultores.

 El Seminario Internacional de Agroecología para un Desarrollo Sustentable, actividad que se viene desarrollando desde ayer en la Facultad de Humanidades de la Unam y esta noche tendrá su cierre, reunió en la capital provincial a un numeroso grupo de especialistas en materia de agricultura sustentable. Entre ellos, José Luis Porcuna, presidente del Centro de Estudios Rurales de Agricultura Internacional de España; María del Carmen Jaizme Vega, secretaria de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica y Raúl Aramendy, rector emérito del Instituto de estudios Superiores Multiversidad Popular de Misiones y director de la ONG Cemep Adis.

 En diálogo con Misiones On line, indicaron que vienen desarrollando diversos proyectos en la provincia, especialmente en materia de difusión y capacitación orientadas a prácticas de agricultura ecológica. “No se trata de conservar y no producir, sino de conservar produciendo. Antes podía parecer que eso no era posible, pero hoy vemos como ya es algo que se está haciendo y con muy buenos resultados”, aseguró Porcuna. “Nuestra idea es ir construyendo un corpus de conocimiento para saber mejor como aplicar teorías de agroecología en Misiones”, resaltó.

 De su lado, la microbióloga de suelos Jaizme Vega, alertó que “hemos evaluado suelos aquí, en Misiones, y nos encontramos con tierra sin trazas de vida. Nos enfocamos en los suelos cultivados con tabaco”. Aramendy explicó que en una cucharadita de suelo fértil hay aproximádamente 4.000 millones de seres vivos, que todos ellos están allí para cumplir una función y que su ausencia vuelve infertil a la tierra. “La selva nos deja una tierra maravillosa, que la estamos erosionando a nivel aceleradísimo”, enfatizó.

 Diagnoticaron que “la muerte” de esas parcelas de suelo misionero que analizaron, se debió a un uso excesivo de agrotóxicos y un mal uso de fertilizantes (ambas prácticas responden a exigencias de las empresas compradoras de tabaco, que son también las que les venden a los colonos los fertilizantes y los agrotóxicos). También apuntaron como causa a la práctica de monocultivos sin rotación.

 Explicaron que la erosión del suelo no representasolamente un daño al medio ambiente, sino que principalmente representa un daño a la economía de los productores, ya que “la tierra es el principal capital con el que cuentan”, resaltó Porcuna.

 “En mi formación de ingeniero agrónomo me enseñaron que para producir muchos kilos, había que usar fertilizantes químicos y pesticidas a granel. Ahora sabemos que eso no es así, hay informes de FAO y de muchas otras entidades internacionales que lo demuestran. La receta contra el hambre, contra la pobreza y para el desarrollo, es el manejo agroecológico. El futuro es de los países que hayan preservado sus recursos y no estamos hablando de no producir, sino de producir preservando”, pronosticó el español.

 Anticipó que el sostenido incremento en los precios del petróleo volverá economicamente insostenible la producción basada en fertilizantes y químicos derivados de ese combustible. “Todos los campesinos que estén presos de ese sistema de producción se van a encontrar que no lo van a poder mantener”, finalizó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE