Procesaron a un hombre que mató y enterró a su amigo

Pompilio Mendoza, de 79 años, fue acusado de asesinar a golpes a Eduardo Proenza, el 10 de mayo, en la localidad de Wanda. Luego fue entregado por su hijo a la policía.

Un anciano de 79 años fue procesado luego de confesar que mató a su amigo y lo enterró en el patio de su casa, de la localidad de Wanda. Se trata de Pompilio Mendoza, de 79 años, quien el pasado 10 de mayo recibió la visita de su amigo,   con el que mantuvo una pelea que terminó con la vida de Eduardo Proenza.
El asesino fue entregado a la policía por su propio hijo, quien al enterarse de lo ocurrido no dudó en llevarlo hasta la comisaría, donde quedó detenido.
El homicidio ocurrió en una vivienda del barrio San José Obrero de la localidad de Wanda, el lunes 10 de mayo. Pero el miércoles, el anciano sintió el peso de la culpa y le confesó a su hijo lo ocurrido.
Alrededor  de las 12.30 de ese día, llegó a la comisaría Ramón Mendoza, de 51 años, quien manifestó que su padre Pompilio Mendoza, de 79, le dijo que tuvo una pelea con un hombre a quien conocía como Eduardo Proenza, a quien lo mató y enterró en un pozo de su casa.
El hecho, ocurrió el lunes por la tarde, alrededor de las 17, cuando Pompilio Mendoza habría sido atacado con un machete por Eduardo Proenza, luego de que se negara a prestarle dinero.
Según confesó el anciano, ante la agresión se defendió con un tirante, propinándole varios golpes que le provocaron la muerte. Luego lo enterró en un pozo ubicado en su casa.
La policía se trasladó hasta la casa del anciano y efectivamente se estableció que en el lugar se encontraba enterrado el cuerpo de Eduardo Proenza de 57 años, el cual fue examinado por el médico quien constató que la causa de muerte sería un paro cardiorrespiratorio traumático, a raíz de las gravísimas lesiones sufridas.
El cuerpo estaba en un pozo de unos tres metros, que Pompilio Mendoza había realizado meses atrás en busca de agua.
Tras la denuncia realizada, el anciano quedó detenido, luego fue indagado por el juez de instrucción de Puerto Iguazú, y ahora procesado por el delito de homicidio simple, el cual prevé una pena de entre ocho a 25 años de prisión.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE