Holanda dejó atrás a Uruguay y está en la final

Fue 3-2 en Ciudad del Cabo, con tantos de Van Bronckhorst, Sneijder y Robben. Había empatado transitoriamente Forlán y descontó en el final Maxi Pereira.   

Holanda superó a Uruguay por 3-2, en Ciudad del Cabo, y se clasificó a la final del Mundial. El seleccionado europeo alcanzó por tercera vez una definición en la Copa del Mundo -nunca la ganó- y dejó al único sudamericano que sigue en la competencia en las puertas de la hazaña.
El combinado dirigido por Bert Van Marwijk se hizo dueño de la pelota desde el arranque del encuentro y, sin desesperación, la hizo correr de un lado a otro hasta encontrar algún espacio para lastimar. El menú ofensivo era variado: Wesley Sneijder, Dirk Kuyt, Arjen Robben y Robin Van Persie.
En la otra vereda, los de Oscar Tabárez salieron a estudiar a su rival. Con un 4-4-2 bien definido, en reemplazo del 4-3-3 (tenía a Luis Suárez suspendido), la Celeste priorizó el orden defensivo para controlar a un equipo europeo que desde la previa se mostraba algo superior.
Lejos de parecerse a la Naranja Mecánica -con un fútbol mucho más calmo y a su vez equilibrado- Holanda creó peligro con un remate de Kuyt que salió alto, tras una floja respuesta de Fernando Muslera. A Uruguay le detuvieron dos jugadas por posiciones adelantadas inexistentes.
A los 17 minutos llegó la apertura del marcador con un verdadero golazo de Giovanni Van Bronckhorst. El defensor sacó un terrible zurdazo desde fuera del área y la pelota ingresó al arco luego de impactar en el palo izquierdo de un arquero que nada pudo hacer en su volada.
Con la ventaja, los europeos sacaron el pie del acelerador y comenzaron a compartir la tenencia del balón. Allí la Celeste aprovechó e igualó las acciones a los 40, con un gran disparo de Diego Forlán: el delantero sacó una bomba de zurda que Maarten Stekelembur no pudo despejar.
En el complemento, los sudamericanos estuvieron cerca cuando Van Bronckhorst la sacó en la línea tras un intento de Álvaro Pereira y con un tiro libre de Forlán que despejó el guardameta.
La historia comenzó a liquidarse a los 24 minutos, con un gol de Sneijder. El tanto golpeó a la Celeste y llenó de confianza a Holanda, que a los 27 lo liquidó con un cabezazo de Robben. Pero los charrúas lograron descontar, sin embargo no les alcanzó.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE