Artistas exponen trabajos inspirados en los cuatro elementos en el museo Areco

Bernardo Neumann refleja en el maniquí su preocupación por el sida en los jóvenes.

Bernardo Neumann refleja en el maniquí su preocupación por el sida en los jóvenes.

Son 27 obras de artistas misioneros realizadas en maniquíes y en pinturas, que fueron presentadas por 17 artistas plásticos y diseñadores, en la muestra “Los cuatro elementos: aire, fuego, tierra y agua”, habilitada en el museo municipal “Lucas Braulio Areco”, en el Paseo Bossetti el pasado viernes. Los mensajes que emiten son diversos. Algunos reflejan preocupación por el avance del sida en los jóvenes;  la fe de los Jesuitas en Misiones, y la  historia de los cuatro elementos a través de la filosofía griega, entre otro. La muestra permanecerá abierta al público hasta el martes 13 del corriente.

Neumann expone el fuego de la fe de los Jesuitas en Misiones.

Neumann expone el fuego de la fe de los Jesuitas en Misiones.

Fernanda Magni quiso mostrar la música setentista que bailó en su época.

Fernanda Magni quiso mostrar la música setentista que bailó en su época.

Bernardo Neumann con su maniquí y un mensaje a los jóvenes para que se cuiden del sida.

Bernardo Neumann con su maniquí y un mensaje a los jóvenes para que se cuiden del sida.

Mirian Krause y su avatar del aire, con algo de Peter Pan.

Mirian Krause y su avatar del aire, con algo de Peter Pan.

Krause pintó la teoría de los cuatro elementos que postuló el filósofo griego, Empédocles.

Krause pintó la teoría de los cuatro elementos que postuló el filósofo griego, Empédocles.

Magni, la organizadora de la muestra creó "Efectos de Luna llena".

Magni, la organizadora de la muestra creó "Efectos de Luna llena".


El fuego sagrado de la juventud

El pintor Bernardo Neumann eligió  el tema del fuego, para ello intervino un maniquí sin cabeza ni extremidades, para llamar la atención a los jóvenes acerca del sida. “Lo mío va más allá del elemento, quiero representar respecto al fuego de la juventud, si bien está totalmente en llamas el maniquí, es la juventud propia, la fuerza, el vigor, todo ese potencial que tiene por ahí, las carnes están desgarradas, totalmente destrozadas y cuando en principio miramos, lo tomamos fuera de ese  contexto, lo que vemos es un maniquí  que está con sus formas juveniles”.

Explicó el significado de la leyenda en su obra,  “Demasiado tarde”, dijo que pretende dar “un sacudón a la gente joven, que se cuiden, estamos viviendo una situación actual que no somos conscientes de la cantidad de infectados que  hay, quiero hablar de la falta de conciencia que tiene nuestra juventud, nosotros los mayorcitos tomamos conciencia de ello, tenemos cierto temor, pero los jóvenes con su impulso propio no se cuidan”, agregó.

Neumann analizó acerca de ser mujer hoy en día,  “ y lo hablo con conocimiento muy profundo del tema, se valora mucho más aquella que tiene sexo una noche con cinco o seis hombres, no saben quiénes son, pero lo hicieron de una manera totalmente animal, eso es ser mujer, fuerza, tener juventud, los hombres jóvenes se drogan , toman viagra, para tener una erección toda la noche para satisfacer tanta cosa que sale fuera de cualquier contexto”.

Asegura que no es moralista, “ sino un hombre como cualquiera, respeto cualquier inclinación sexual, pero en ese sentido pienso que siempre el cuidado que se debe tomar es fundamental”.

Para el artista “hay un descontrol total, me pongo mal, conozco a pibas inclusive que llevan una estadística de cuántos hombres por noche han pasado por sobre su cuerpo,  hoy en día no me preocupa tanto el embarazo juvenil,  tengo clases con una eminencia que ha trabajado con el programa Sida y las cifras que nos tira de  Misiones es preocupante. Para mí es inconsciencia total, si tengo un camino para cuidarme, por qué no lo voy a hacer?, acá es famoso el ‘no pasa nada’, el salir y el libertinaje total, me horrorizo cuando escucho las historias que cuentan los chicos, sé de las fuentes,  me asusta mucho y por eso quise traer esto y pegar un sacudón, traer un mensaje de decir párenla, y buscar otros caminos, acá el paso que están dando es más seguro el cajón ahí cerca que otra cosa. Es terrible las desviaciones que está viviendo la juventud”, afirmó.

Neumann además presentó un cuadro relacionado  con el fuego sagrado que “ilumina y representa un poco la fe, cuando pinto sobre las piedras y de ahí sale una luz, quiero sintetizar la actividad que tuvieron los Jesuitas dentro de Misiones, ellos con la fe y la palabra pudieron inculcar un camino diferente, le enseñaron al guaraní a trabajar y organizarse para trabajar, subsistir, para mí el fuego, la luz, me está mostrando aquello que es una manera diferente, o sea poder seleccionar a través de esa luz lo que está bien y lo que está mal, para mí esa es la herramienta que manejaban en ese momento los jesuitas, y en esencia sintetizar la fe”.

 

Avatar del aire y la teoría de Empédocles

Por su parte, la artista plástica Mirian Krause eligió el elemental aire porque “me gusta”, dijo y lo representó en un avatar verde con alas. “Cuando me invitaron a exponer empecé a investigar, los elementales del aire son los silfos y las sílfides,  me habían regalado un libro donde decía que los elementales del aire son de color verde, busqué e hice a partir del maniquí un rostro de avatar con papel y plasticola, fue difícil, porque una cosa es trabajar en arcilla o cemento y otra cosa es con el papel darle una forma equilibrada”, añadió.

Explicó que las alas representan el aire, “las hojitas tipo Peter Pan que vuela, todo con referencia al aire”, agregó.

Y contó que le llevó “ mucho tiempo porque a partir del cuello que no tenía nada, debía hacer toda la cabeza  con papel y que quede rígida, pero lo que más me llevó tiempo fue la pintura”.

Krause también expone un cuadro que sintetiza los cuatro elementos. Para ello se inspiró en el filósofo griego Empédocles, “es además autor de teatro, investigador científico del siglo V antes de Cristo, él fue el primero que elaboró la teoría de los cuatro elementos básicos y concluyó que lo que originaban toda la materia eran la tierra, el fuego, el aire y el agua”.  

Esos elementos los puso en el cuadro, donde hay cuatro imágenes, “el cielo representa el aire, el fuego, alguien de la tierra  misionera haciendo fuego, el agua de los ríos,  los arroyos misioneros, las cascadas, y la tierra que une todo, todo esto unido por cordones”.

La artista citó a  Empédocles porque decía que “el amor unía todos esos elementos, y el odio era lo que llevaba a la muerte, él también fue uno de los primeros que tuvo la teoría de la reencarnación, decía que el alma se purificaba al reencarnar, por los elementos al transmutarse, era muy metafísico, ahora volvemos a revalorizarlo, la gente está interesándose en todas estas cosas, el conocimiento nunca se pierde, va evolucionando, se sacan teorías pero siempre se vuelve como el chamanismo”.

 

“Efectos de Luna llena” y “ADN de mis elementos”

La artista Fernanda Magni es la organizadora de la exposición que surgió bajo una unidad temática. Contó que la leyenda  de los cuatro elementos la sacó de una página de los seres de luz de internet, que “me pareció muy interesante, la copié de ahí y la mandé a los artistas”, dijo.

Magni señaló que “la moraleja de la leyenda parece increíble porque dice que, cuando los cuatro elementos están en equilibrio el hombre podrá construir en lugar de destruir, y me pareció que esa moraleja iba a ser la disparadora, cada uno de los artistas hizo su interpretación de esa leyenda, la trabajaron y les generó una búsqueda interior de los cuatro elementos”.

La artista presentó dos cuadros, uno denominado “Efectos de luna”, dijo que los mismos surgen cuando hay luna llena, hay modificaciones, tanto crecen las mareas, las plantas crecen, y entonces traté de presentar los 4 elementos desde el punto de vista femenino, por eso representé cuatro historias volcadas en cada uno de los elementos y donde el corpiño es la representación femenina”.

Otra presentación de la artista fue “ADN de mis elementos”, cuando estaba en la búsqueda el resultado fue “ todo lo que viene y todo lo que fui incorporando en la vida, desde el punto de vista genético mi árbol genealógico está allí y están todas las cosas de las cuales me nutrí durante toda mi vida, los discos representan la música que bailé en mi época setentista”.

 

La propuesta de Magni unió además a los artistas Rosana Rinaldi, Pablo León, Augusto “Tito” Busse. También a Evelyn Rosatto, Yasmine Zampaca, Luján Oliveira, Miryam Millán, Daniela Daura, Mirta Perez, Caro Ibarra, Ofelia Cendra, Roberto Méndez Moncada, Eduardo De Crisci y Gillermo Gerard.

Se podrá visitar la exposición en el museo municipal Lucas Braulio Areco, que  tiene ingreso por calle Rivadavia (entre Bolívar y Córdoba) y por el Paseo Bossetti (Bolívar entre Rivadavia y Buenos Aires) de Posadas. Está abierto al público de lunes a viernes de 8 a 12 y de 16 a 20 y los sábados de 17 a 20, con la  entrada libre y gratuita.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE