En violento asalto a su local céntrico le robaron 15 mil pesos al ex presidente de la FEMAD

El ex presidente de la Federación Misionera de Automovilismo Deportivo (FEMAD), don Hipólito Cortés (80 años) vivió hoy uno de los momentos más feos de su vida, ya que fue atacado violentamente este mediodía por seis delincuentes –entre las 11:45 y las 12:20- en su local de repuestos para vehículos ubicado en calle Salta casi Junín de Posadas. Le robaron 15 mil pesos, una note book, relojes, una cámara y celulares. Para su cometido los maleantes los encañonaron y los ataron. A un empleado y un cliente los agredieron físicamente con patadas. “Pasamos un momento muy feo. Eran una patota”, dijo a Misiones On Line quebrado en llanto don Hipólito Cortés. “Felizmente estamos bien”, resumió aunque los que se llevaron la peor parte fueron “un cliente que vino a buscar filtros y recibió un culatazo en la espalda, y a un empleado que lo agredieron físicamente con patadas”.

En una maniobra de no más de 40 minutos, los redujeron a don Hipólito Cortes, a su hijo Martín, a dos empleados y un cliente, y les sustrajeron 15.000 pesos (que eran los ahorros de su hijo), una computadora personal, relojes, una cámara digital y teléfonos celulares.

La Seccional Primera se encuentra trabajando en el lugar y trascendió que los malvivientes eran seis y tenían acento paraguayo. Buscan un automóvil bordó, “patente del Paraguay” en el que huyeron, según lo visto por un vecino.

“Eran seis o siete tipos, y tres estaban armados”, recordó. “Eran las 11:45, yo estaba esperando un cliente y tenía la puerta entornada. Y veo que entra un tipo groseramente, va directo hacia mí, me agarró de la nuca y me hace agachar, me encañona”, recordó entre lágrimas don Hipólito.

Atrás del primer malviviente, el que presume que era el jefe, ingresaron unos seis más. “Una cosa de locos, ni que fuera un banco”, exclamó. Los malvivientes habrán estado unos 40 minutos en el local.

El cliente que tanto esperaba don Hipólito fue, junto a un empleado, quienes recibieron agresiones de tipo física, piñas y patadas. Los demás eran amenazados y, poco antes de retirarse, los ataron con unas sábanas.

“Estuvieron muy violentos con mi empleado y con el cliente que justo vino, que la ligó de arriba pobre, le dieron patadas y piñas. Nos sorprendió que estaban muy organizados, el celular del jefe sonaba a cada rato, como que los estaban esperando. Pero nadie vio nada, justo llovía. Sólo un vecino vio el auto bordó que los llevó”, apuntó don Hipólito.

La Policía intenta establecer si hubo algún entregador.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE