Designaron nuevos fiscales en el caso del niño asesinado por parte de una secta que conmocionó a Corrientes

En las últimas horas, el fiscal general del Superior Tribunal de Corrientes, César Sotelo, designó a los fiscales Alejandro Chaín y Gustavo Schmidt para que asistan a los investigadores locales en la búsqueda de los homicidas del niño.

Tumba donde descansan los restos de "Ramoncito" en el cementerio de Mercedes

Tumba donde descansan los restos de "Ramoncito" en el cementerio de Mercedes

El último informe forense estableció que la escena donde fue hallado el cadáver había sido armada, ya que entre otras características la ropa del chico no tenía sangre. Además, en el lugar donde hallaron el cuerpo, si se lo ve en perspectiva, se formaba una cruz entre las vías y la ruta.

Los médicos determinaron que los faltantes de labios, cuero cabelludo, oreja y hasta tres vértebras, entre otras partes del cuerpo, no fue producto de alimañas -como se había supuesto- sino de prácticas rituales. Hasta el momento, tres personas permanecen detenidas acusadas por el crimen del niño y al parecer estarían vinculadas con una secta macabra. El aberrante crimen fue descubierto el 7 de octubre de 2006, aunque para los investigadores su muerte ocurrió pocos días antes, lo que no se pudo determinar con exactitud. Incluso un testimonio de un chico con deficiencias mentales -que se desestimó al principio-, reveló que mientras estaba escondido, vio cómo degollaban a “Ramoncito”, como se lo conocía en su barrio, y que luego “juntaron su sangre en un balde”.

El hallazgo del cuerpo fue realizado por la policía, que encontró el cadáver tirado en la intersección de dos caminos vecinales, en las afueras del ejido municipal mercedeño, decapitado y con signos de tortura. La cabeza del pequeño fue hallada sin piel ni ojos, a unos metros del cuerpo, clavada sobre una pica y en medio de despojos de lo que se presume pudo ser un ritual satánico celebrado por cultores de alguna secta de carácter afroumbandista, según el pensamiento de los investigadores.

Las posteriores autopsias también dejaron en claro que el niño había sido sometido a abusos sexuales y a otros tormentos de distinta índole. A partir de estas novedades en el caso, los vecinos de Mercedes se pusieron en alerta, ya que esta secta podría haber actuado en otros crímenes



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE