Buscan ayuda para colaborar con el hogar de Niños Merceditas

Por los chicos. Abreu comentó que busca ayudar a todos los chicos y asi evitar una cruel selección entre ellos.

Por los chicos. Abreu comentó que busca ayudar a todos los chicos y asi evitar una cruel selección entre ellos.

Por los chicos. Abreu comentó que busca ayudar a todos los chicos y asi evitar una cruel selección entre ellos.

Oberá. Después de la muerte de su hermana Mercedes, Mirta Abreu, docente, decidió volcar el esfuerzo y la voluntad de trabajar por los demas hacia los chicos. Teniendo encuenta que peregrinó por varios lugares en busca de ayuda solidaria para el tratamiento de su hermana que padecía de cáncer, Abreu ya sabía de pedir y de conseguir.

“Lleve adelante la puesta en marcha de un Hogar para chicos abandonados, que era una idea que siempre tuvimos con mi hermana y hoy son 50 chicos que concurren al Hogar que lleva el nombre de mi hermana Merceditas”, comentó la docente.

Casada pero sin hijos, ya crió a muchos hijos del corazón, ahora hace mas de un año, trabaja en su propia casa del Barrio 180 viviendas enseñando a pequeños las tareas escolares, dictando manualidades, plastica y otras artes útiles como danza.

“Todo lo que aquí se hace, se logra con el apoyo de otros docentes y de la comunidad obereña en general”, dijo convencida Mirta.

Ahora, el 1 de abril realizan un encuentro artístico en el Cine Teatro Oberá para juntar golosinas para Pascuas “desde las 16 vamos a estar mostrando lo que los chicos saben hacer y tambien compartiendo musica y canciones con otros artistas locales que nos apoyan, la idea es cobrar como entrada, una golosina”, refirió.

“Ya hicimos 100 conejitos con los chicos pero estamos juntando más porque son muchos los que se acercan en estos días”, apuntó.

Su idea de conformar una ONG es el próximo paso, “quiero formar una ONG porque por ahora el Hogar funciona en mi casa, con chicos del barrio San Miguel, Villa Stemberg, 100 Has y otros y ya nos queda pequeño el espacio. Hay muchos niños desamparados, que sus papas abandonan durante varios dias y necesitan contención y atención y no puedo seleccionar a este atiendo y a este no”.

Docente de la escuela 184 del Barrio San Miguel, continua con empuje esta obra que según dice “mantiene la gente de Oberá, que siempre es solidaria”.

“Necesitamos leche para darles una taza todas las mañanas, es mi sueño, porque cocino con las donaciones que la gente me da, a veces solo pan, otras veces golosinas, en fin, se hace lo que se puede y con lo que se tiene, cualquier aporte pueden traer a la casa 24 manzana L del barrio 180 viviendas”, esgrimió la mujer.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE