La revalidación de títulos sigue siendo un problema para nuevos profesionales

La equivalencia de cargas horarias, en materias según el programa, otros cursados y los montos a abonar por sellados, trámites y validaciones son algunos de los obstáculos que tienen que atravesar quienes obtienen sus títulos en el exterior. [su_note note_color=”#cdcdcd”]" Espere un año y medio para rendir. A principios del 2005 modificaron el sistema y el programa", dijo Sass[/su_note]Los profesionales que se reciben en universidades extranjeras siguen teniendo inconvenientes a la hora de ejercer en su país. A los avatares de la vida universitaria se suma la revalidación del título en Argentina, que le puede llevar un par de años más.

Pese a los convenios de becas existentes entre los países del Mercosur, no es sencillo hacer valer un título universitario otorgado en el exterior. La equivalencia tanto de cargas horarias como de materias, otros cursados y los montos a abonar por sellados, trámites y validaciones son sólo algunos de los inconvenientes de estos profesionales. Estas tramitaciones se pueden hacer en cualquier universidad pública del país en la que dicten esa carrera. Tal es el caso de Javier Picco, abogado recibido en la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción, con sede en Encarnación, quien comentó acerca de un nuevo cursado que está haciendo junto a otros colegas en la Universidad Nacional del Nordeste. “Por medio de un convenio que se firmó con la Unne, inicialmente un grupo de 76 revalidantes estamos haciendo un curso de reválida que arrancó a fines de agosto del año pasado y finaliza en agosto de este año. Son diez meses de cursado, los viernes y sábado de todas las semanas. Y bimestralmente se rinden las materias. Son cinco materias en total”. La inscripción a este cursado y las diez cuotas mensuales tienen el valor de 175 pesos. A lo que se suma 3.000 pesos que exige la Unne por el trámite administrativo. Es decir, son 1.925 pesos sólo en cursado, lo que hace un monto total de 4.925 pesos.

Asimismo, Picco informó que tras el recambio de autoridades en la Unne habría algunas modificaciones con el convenio que están llevando adelante. “Entre el lunes y martes estaríamos yendo a Corrientes a hablar con las nuevas autoridades de la facultad para ver qué nos dicen. Vamos a ir con el contrato firmado con los anteriores directivos. Nuestra intención es hacerlo valer a rajatablas, aunque haya un juicio con las autoridades anteriores de por medio”, advirtió. “La semana pasada tuvimos que haber comenzado las clases y no empezó. Nos avisaron por teléfono de los cambios”, agregó el abogado destacando la informalidad del manejo burocrático. Cabe recordar que a fines de 2005 la Junta de Gobierno de la Federación Argentina del Colegio de Abogados (FACA) declaró la improcedencia de la reválida automática de títulos extranjeros, con preferencia de los expedidos por universidades de la República del Paraguay.

No a la reválida automática

A fines de 2005 la Junta de Gobierno de la Federación Argentina del Colegio de Abogados (FACA) declaró la improcedencia de la reválida automática de títulos extranjeros, con preferencia de los expedidos por universidades del Paraguay. Se estableció que “la normativa vigente del Tratado de Montevideo en torno a la validez de los títulos universitarios expedidos en universidades del exterior, deben evaluarse en su plan curricular para determinar las equivalencias pertinentes en cada Nación vinculada a la región y al tratado”.

Esto ocurrió tras la presentación de un proyecto de ley que solicitaba que la reválida de los diplomados de Paraguay se efectivice de forma automática considerando que, el texto presentado viola las normas vigentes en la materia y avanza sobre competencias provinciales indelegables a la Nación, según el artículo 121 y artículo 75 inciso 24 de la Constitución Nacional.

Interminables

Vanesa Borczcz, psicóloga recibida en Uninorte, comentó que “en este momento estoy haciendo mis papeles para la reválida. Me piden mi título, programa foliados, sellados. Tengo que ir y sellarlos en el Ministerio de Educación de Paraguay, en Relaciones Exteriores de Paraguay y en el Consulado Argentino en Paraguay. Estos sellos acreditan que el título es válido”, expresó.

Las opciones que tienen los psicólogos recibidos en Uninorte a la hora de revalidar su título en Argentina son dos: o se hace en la Uba (Universidad de Buenos Aires) en la que se tarda casi dos años porque se hace una equivalencia horaria con el ciclo básico común y se deben rendir alrededor de quince materias, según el programa. O bien, por la Universidad Nacional de Córdoba, en la que se debe rendir alrededor de tres materias (también, depende del programa vigente) y abonar mil pesos.

Si bien los gastos durante la vida universitaria suelen ser elevados, al igual que el costo de la matrícula, también para ejercer se deben hacer inversiones considerables. “Los sellados en Paraguay me salieron 900 pesos. Y en el Consulado Argentino te cobran en dólares. A eso le tenés que sumar viajes, estadía, traslado para los trámites y para la revalidación, a Córdoba en mi caso”, explicó Borczcz.

“A la larga terminás pagando mucho igual en cualquier lado. Porque si hubiera estudiado en Argentina las cuotas por mes eran altísimas y te tenés que ir a otro lado”, resumió. “Te termina siendo más barato estudiar en Encarnación. Pero cuando te recibís acá igual te tenés que matricular, y el título te sale 500 pesos”, añadió.

Complejidad y lentitud

Por su parte, Sonia Gabriela Sass, abogada egresada de la Universidad Católica de Encarnación, Paraguay, contó que para tener la reválida de su título en nuestro país tuvo que cumplimentar una serie de requisitos ante organismos del Estado argentino para poder ejercer en el medio.

En primer lugar, Sass comentó que tuvo que llevar todos los documentos que le exigían ante las autoridades de la universidad nacional en la que pretendía realizar el examen. Entre algunos de los certificados solicitados estaban el título de la carrera, el analítico visado por Ministerio de Educación y Culto y por el Consulado Argentino, una fotocopia de éste, y todos los programas de las materias rendidas también visados por los mismos organismos, y el diploma, a una oficina administrativa de reválidas de la Uba.

Una vez que Sonia entregó esos papales tuvo que redactar una nota requiriendo al rector de la casa de altos estudios que le brinde la posibilidad de rendir en la unidad académica que corresponda y eso lo tuvo que entregar en Viamonte 430, Buenos Aires, donde le dieron una tarjetita con el número de expediente.

Posteriormente, la abogada tuvo que dirigirse a la facultad de derecho donde le facilitaron los programas de las materias que tenía que rendir. Previamente, la casa de estudios evalúa los programas de las materias y comparan los temas de cada programa con las materias y contenidos de los programas de las asignaturas dictadas por ellos, y en base a eso determinan cuántas y qué materias tiene que rendir el interesado.

“En mi caso tuve que rendir solo una materia, Derecho Constitucional que abarcaba una parte histórica desde 1810 hasta el dictado de la primer constitución y todas sus modificaciones, y derecho constitucional, donde en cada bolilla te piden jurisprudencia específica”, comentó Sass.

Una vez que el interesado tiene la documentación para rendir con los contenidos a preparar, debe informar cuando está preparado para rendir y realizan una lista de gente para rendir, en ese entonces había por año cuatro llamados y podían rendir hasta tres personas y la modalidad era oral.

Sin embargo, hoy el trámite se modificó, debido a que era muy lento, Sass señaló: “Yo espere un año y medio aproximadamente para rendir, luego a principios del año 2005 cuando aún no había rendido modificaron el sistema y el modo de tomar el examen y el programa”.

Es así que el nuevo sistema preveía un llamado para 20 personas, la modalidad era escrita y los profesionales debían resolver tres casos prácticos, uno de derecho constitucional, otro de derecho penal y otro de derecho privado.

Agregó Sass: “Para poder aprobar el test, el abogado debía tener el 70 por ciento de los tres casos resuelto, el examen se rendía en la Universidad de Buenos Aires y un mes después te llamaban para comunicarte si habías aprobado, sólo si aprobabas este examen tenías derecho a rendir el oral”. Vale aclarar que sólo se contaba con dos posibilidades de rendir, la mesa oral la programan desde la universidad y ellos fijan la fecha, la mesa examinadora está integrada por tres docentes y el tema que se evalúa es derecho constitucional.

Una vez que se aprueba el interesado debe abonar una suma de 400 pesos y esperar hasta que el Consejo Directivo de la Facultad de Derecho apruebe el trámite y el rector firme el título. En el caso de Sass el último trámite demoró cinco meses, y la abogada aclaró que todos las gestiones son personales.

Y los casos se multiplican, y los convenios firmados con otros países que posibilitan el estudio universitario sólo quedan en eso. Se puede estudiar en otro país, pero no es sencillo ejercer en Argentina.



Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE